el campamento

Enero fue mi mes favorito durante los convulsionados años de transición entre la adolescencia y la juventud. Los primeros siete días del año significaban para mí una ventana a la libertad, a la consecución de propósitos y sobre todo al intento de comprensión de esto que llamamos vida.

Era un espacio vital que marcaba de manera importante los meses restantes. No lo superaba las fiestas decembrinas ni lo eclipsaba la proximidad terrorífica del nuevo año escolar que se asomaba amenazante.

En las inmediaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, nos dábamos cita más de doscientos mozuelos como yo. Proveníamos de diferentes partes de la costa caribe colombiana, de costumbres e idiosincrasia disímiles, compartíamos la misma fe y ganas inmensas de ser diferentes; perseguíamos un estilo superior de vida.

El paisaje exuberante de las montañas, las peripecias para arribar hasta el punto en donde se instalaba el campamento, las aguas frías y cristalinas del Río Guatapurí en su nacimiento y el clima gélido de las noches cargadas de estrellas, le prodigaban a nuestra reunión anual una atmósfera especial que guardaré en mi memoria por siempre.

Después de una vuelta completa al sol, nos reencontrábamos con personas que se hicieron especiales en muchos sentidos, nos desconectábamos de la cotidianidad, y asumíamos, con el estatus de campistas, una disciplina admirable.

Todos los días nos levantábamos antes de las seis de la mañana, formábamos en orden, entonábamos el Himno Nacional mientras se izaba la bandera y luego de elevar alguna plegaria, nos disgregábamos en grupos pequeños, para conocernos, leer la Biblia y atender las tareas de limpieza que los líderes nos confiaban durante nuestra permanencia en aquel lugar, luego de lo cual, tomábamos el desayuno.

Sobre las nueve de la mañana todos nos congregábamos en el auditorio principal, un tabernáculo de dimensiones grandes, que al igual que las cabañas que servían de dormitorios, la cocina y los baños, fueron construidos por jóvenes norte americanos que llegaban al país en sus vacaciones de verano.

En el tabernáculo nuestra permanencia se extendía hasta cerca del mediodía; era un tiempo de estudio, conferencias y entrenamiento enfocados en personas de nuestra edad, al final del cual el destino era el río, un poco de exploración quizá y por supuesto, estrechar los vínculos de amistad.

Cada tarde tenía diferentes actividades recreativas: campeonatos de fútbol que enfrentaban a las delegaciones, de ajedrez, carreras a campo traviesa y alpinismo, esta última actividad siempre dirigida por un norteamericano experto y que conocía a la perfección la enorme montaña que tutoraba nuestro campamento.

Nunca me caractericé por ser ni siquiera un deportista regular, era un desastre total en realidad: malo en el fútbol, negado para el ajedrez, terrible en todo. En mis años de estudiante alguna vez practiqué el atletismo, me gustaba, y con algún entrenamiento logré avanzar algo, no lo suficiente.

En uno de mis primeros campamentos me inscribí en la carrera de atletismo que partía desde el punto de asentamiento y se extendía diez kilómetros entre lomas y valles; no consideré los estragos de la altura y a menos de cincuenta metros casi me muero de asfixia. Mi orgullo no me permitió aceptar el descalabro y me escondí hasta el final de la carrera, entonces aparecí fingiendo una luxación.

Con la experiencia atlética aprendida, el siguiente año me uní al grupo de escaladores; bien difícil, pero con la guía de don Roberto Moyer, un gringo curtido en eso de subir montañas, después de varios cuasi desmayos, logramos alcanzar el pico. Fue una experiencia satisfactoria que repetí los dos años siguientes.

El tercer año después de mi hazaña alpinista, don Roberto no asistió por razones que no conocí, de manera que para mí y los amigos que me seguían, porque eran igual que yo de malos en todo los demás, no había ninguna actividad recreativa que practicar.

Pero ese año, alguien comentó que río arriba había una considerable cantidad de truchas de buen tamaño. Pescar, eso era algo que hacía en las aguas del río que cruza mi pueblo, así que no dudé en organizar una excursión de pesca. Todos se emocionaron y esa noche todos los campistas nos esperaron con la esperanza de disfrutar trucha en la cena.

La noche nos arropó y no pescamos ni un resfriado. Sabíamos que al regresar nos crucificarían los demás campistas, y en efecto sucedió. Fuimos blanco de burlas crueles; además, todos nos culpaban de una cena nada parecida al manjar que se esperaba. Desde ese día fui conocido como Jorge “La trucha Parodi”.

La desgracia me dio algo de celebridad y siendo mi habilidad mayor la socialización, compartir los pormenores de mi intentona de pesca fallida con las niñas del campamento rindió sus réditos y entonces me hice blanco de la envidia de mis compañeros.

Esa parte de los deportes y la recreación era mi pesadilla, la sobrellevé entablando nuevas amistades, sobre todo con miembros del sexo opuesto, que se interesaban más en mis dotes como guitarrista y compositor que en mis condiciones de atleta, las cuales eran nulas.

El siguiente año, que sería mi último campamento, con las experiencias en atletismo, fútbol y pesca anteriores, estaba desprogramado por completo, lo que tampoco se veía bien; de manera que cuando se abrieron las inscripciones para la participación de las diferentes actividades, no dudé en inscribirme en el grupo de los escaladores.

En esa ocasión nuestro guía gringo tampoco asistió, así que me ofrecí como director de la excursión. Ya había escalado varias veces esa montaña y a todos les pareció que podría ser un buen conductor de la expedición.

El grupo de escaladores estaba conformado por más de treinta personas entre hombres y mujeres, dentro de los cuales se encontraba mi grupo de anti atletas que conmigo sumábamos diez.

Iniciamos el ascenso a las tres de la tarde en punto; a pocos kilómetros, en la falda misma de la montaña, más de la mitad ya había abandonado la aventura; yo mismo quise devolverme pero mi orgullo no me lo perdonaría.

A media hora de iniciado el periplo solo quedamos quince personas; cuando el verdadero ascenso inició solo quedamos los diez amigos de siempre, que no claudicaríamos en favor de una vergüenza más; al cabo todos confiaban en mí, estaban seguros que escalaríamos esa imponente mole de piedra y regresaríamos llenos de victoria a contar las incidencias alrededor de una fogata bajo el cielo preñado de luceros.

Aquel cerro se levantaba vertical como una pared hasta el cielo, tenía algunos senderos escarpados por los que se podía subir; el terreno era sumamente resbaladizo y permanecía húmedo y frío. A los lados de las rutas sobresalían enormes piedras grises e inaccesibles, un solo descuido podría significar una tragedia, al menos un susto mayor.

Continuamos subiendo, la tarde empezó a oscurecerse muy rápido y los nervios me sobrecogieron, aunque no lo demostré; allá arriba todas las rutas eran iguales y caí en cuenta que bajo la dirección de míster Moyer, nunca me preocupé por memorizar cada sendero.

Dos horas después, estábamos absolutamente perdidos y lo peor, sin darnos cuenta nos encontramos justo en la mitad de un peñasco de más de veinte metros de superficie. Entramos en pánico. Estábamos atascados, cansados, con fuertes calambres y debajo de nosotros una caída de más de doscientos metros. Fue la primera vez que estuve tan cerca de la muerte.

Todos lloramos sin parar; por mi mente pasaba la imagen de mis padres; alcancé a verlos en mi funeral, frente al ataúd llorando y dándome una golpiza por la infeliz decisión de subir esa montaña. Desde mi muerte pude escuchar su reproche y su regaño por haberme atrevido a semejante estupidez.

A alguno de ellos, Juan Carlos se llamaba, resignado ante la inminente caída, se le ocurrió que debíamos hacer una última oración, no de despedida, más bien para asegurarnos que la última acción en vida nos franqueara la entrada al paraíso. Claro que todos oramos con fervor, ninguno pidió un milagro, todos suplicamos que los golpes no dolieran tanto.

En el campamento base, la oscuridad que se apoderó de la tarde alertó sobre alguna posible emergencia de los escaladores, así que ayudados con poderosos binoculares trataron de ubicarnos en las rutas de subida. El nerviosismo se apoderó del campamento a medida que la noche caía y por fin nos avistaron y comprobaron el difícil momento que atravesábamos.

Inmediatamente se dispuso el operativo de rescate. Ayudados por personas de la región subieron el cerro por la parte posterior que ofrecía una ruta segura y desde el pico de la montaña nos arrojaron cuerdas con las cuales nos arrebataron de las garras de la muerte, pero no de una vergüenza más.

Esa noche entre risas, llanto y sin cinco de gloria, nuestras peripecias fueron el tema de conversación; tal como lo soñamos: alrededor de una fogata, con el sonido imponente del río de fondo y arropados bajo el manto oscuro de la noche que dejaba resaltar la refulgencia de un millón de estrellas.

Ese fue mi último campamento. El año siguiente me comencé a volver viejo, pero tantas experiencias hermosas se quedaron tatuadas en mi mente y en mi alma.

De aquellos tiempos de juventud y aventura conservo algunos buenos amigos, aún compartimos la misma fe, definitivamente hemos sido en muchas maneras, diferentes, y al igual que yo, en el umbral del otoño reconfortamos el espíritu cada vez que nos visitan las imágenes de esos días de campamento.

close

Suscríbete a nuestro boletín de novedades

y recibe:

Escritos seleccionados, información sobre próximas publicaciones, promociones y ofertas especiales.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

6 comentarios en “el campamento”

  1. Jorge, como siempre consigues que traspasemos de los ojos de testigos mudos y a los de co-protagonistas que experimentan en su propia carne tan variopinta experiencia con una mezcla de sentimientos entre alegría y risas , y desconsuelo y vergüenza.

    “La noche nos arropó y no pescamos ni un resfriado”, me ha encantado el matiz maternal de la ocuridad con su cúpula de estrellas, me he reído de la manera tan ingeniosa de usar la frase hecha, transmitiendo otro segundo sentido bien diferente.

    El recorrido por los distintos deportes es deliciosa, aunque más aún la manera en que el protagonista le saca provecho a la situación de la fama efímera, cuyas razones la gente suele esconder. Desde luego un chico con guitarra componiendo música se ven poco, deportistas hay a montones, así que la atención femenina es como una bofetada en el orgullo de los atletas, futbolistas, escaladores y todo el largo etcétera de deportistas.

    Resulta curioso que no gustándole el deporte se decida por la escalada, que a mí personalmente me parece de lo más difícil, pero se deja intuir que al protagonista le gustan los retos y desde luego está muy conectado a la naturaleza, aunque ésta juegue en su contra (las truchas que no se dejan atrapar, la montaña que los va llevando hacia el peñasco, etc.)
    Tu relato transmite una muy útil enseñanza, el orgullo lleva a peñascos mortales de los que solo la fe y la gracia divina mediante nuestros semejantes, sí incluso estos mismos semejantes que sentimos como enemigos por sus burlas infinitas, pueden llegar a ser nuestra salvación porque a pesar de todo ellos salen en nuestra búsqueda.

    Gracias por compartir!

  2. Patricia Oropeza

    Vaya relato!!! Tiene de todo, esas aventuras adolescentes intentando demostrar quién tiene más testosterona me han divertido muchísimo.

    Gracias Jorge por compartir!! Recibe un abrazo 🌻🌻🌻🌞🌞

    Saludos desde tierra azteca.

  3. Entre la mezcla de humor y realidad, se asoma el niño osado, soñador y rebelde que conocí.
    Pone al descubierto entonces; de donde salió el hombre que ahora no se deja vencer por nada, “ ni por la muerte “
    Nadando siempre contra la corriente, la corriente de lo convencional. Rompiendo esquemas y sacando provecho como sea a su favor en cada situación.
    Que buenos recuerdos compartes Jorge, donde siempre aflora tu ingenio para complacer al lector.
    Gracias, lo disfruté, como siempre 🌞

  4. Muy bonita manera de describir todas las vivencias que tuviste en tu etapa de adolescencia y años de estudio. Gracias por compartirnos tus experiencias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *