EL PERRITO VOLADOR Y SUS DOS HERMANOS

Había una vez tres perritos hermanos, Roco, Rocky y Flufy, ellos se querían mucho. Vivían en una casa muy hermosa, amarilla con techo rojo. Un día se encontraron un hombre malvado quien les dijo: Denme su casa, y los tres cachorros, muy asustados comenzaron a correr hasta que se encontraron un callejón sin salida. Encontraron una roca gigante y los hermanitos no tuvieron otra opción que esconderse detrás de esa roca, pero el señor malo los encontró. Así que siguieron corriendo por un pasadizo y al final encontraron un lugar llamado El Reino de los Animales, pero el señor los siguió hasta ese reino, ahí había muchos animales conviviendo en paz; un león defendió a los perritos y los cachorros quedaron muy agradecidos.

Regresaron por el camino y se volvieron a encontrar al mismo señor malvado. Ellos corrieron y los siguió hasta su casa y les dijo: Me vengaré de ustedes y lanzó una gran tormenta a los cachorros; los perritos comenzaron a flotar, después el señor se fue sin dejar rastro y en cuanto paró la tormenta, dos de los cachorros estaban extrañados porque su hermano seguía flotando; estaban muy sorprendidos hasta que el hermano mayor bajó y el cachorro más pequeño dijo:

—¿No será que tú eres un perrito volador?

Y el hermanito respondió:

—No lo creo ― pero los dos cachorros, el pequeño y el mediano se pusieron a investigar qué sucedía con su hermanito.  

Después de varios días, comprobaron que su hermano sí era un perrito volador.

―Tenías razón hermanito, sí puedo volar y se los voy a demostrar ―quedaron muy sorprendidos.

El señor malo regresó y les dijo:

―Ustedes vendrán conmigo a mi cabaña. Los perritos se negaron a ir a ese lugar.

Cuando el señor escuchó lo que los perritos le habían dicho, se enfureció tanto que les lanzó un hechizo, los hipnotizó y se los llevó, y cuando despertaron, los perritos se asustaron mucho y se fueron corriendo. El señor los persiguió y finalmente los perdió, los buscó sin resultados. A la mañana siguiente, los perritos no salieron de su casita por lo asustados que estaban. Tuvieron hambre, el hermanito mayor fue a buscar comida, la consiguió y comieron tranquilos. Estaban hablando acerca del malvado que los persiguió el día anterior, cuando escucharon unos pasos cerca de su casita y se asustaron mucho.

Ellos salieron corriendo porque vieron que era el malvado. Este quería robarse al perrito mayor para apoderarse de su magia. La magia que tenía el perrito era el poder de volar.

Unos días después, los perritos encontraron un mapa que mostraba el camino hacia el reino de los animales. Siguieron las indicaciones hasta llegar a ese lugar y se encontraron al mismo león que los defendió. Los perritos hablaron con el león y le contaron que el señor malvado otra vez los estaba persiguiendo y que ni siquiera podían dormir por lo asustados que estaban, así que, el león acompañó a los cachorros a la cama y los cuidó.

Los cachorros durmieron enseguida porque sabían que el león los estaba vigilando. Los perritos estaban tranquilos hasta que llegó el malvado y lo atacó, el león se desmayó y en la caída se golpeó con una roca.

Los perritos se pusieron tristes y a la vez asustados, tristes por el león y asustados porque el malvado había vuelto.

Ellos se defendieron porque el perrito mayor, el que volaba, voló y consigo se llevó a sus dos hermanitos, el hermanito voló y voló hasta que llegó a un lugar muy extraño, se asustaron mucho los cachorros porque estaba oscuro y el viento movía las ramas y sonaba un clic clac muy extraño, como si alguien estuviera caminando cerca de ellos, como si fuera el malvado. Ellos corrieron y corrieron y estaban seguros que era el malvado, siguieron corriendo y el señor no sabía dónde estaban los perritos, pero sabía que estaban cerca. Los cachorros temblaban de miedo y de repente algo salió del cielo y se llevó a los perritos, estaban asustados.

Lo que salió del cielo era un búho. El búho fue a rescatar a los perritos, el búho habló y le dijo a los perritos que él fue a salvarlos, los perritos estaban muy agradecidos y le explicaron su situación: lo del león, del señor y de su casa.

Los cachorros preguntaron si el búho los podía ayudar, el búho dijo que sí, pero también les dijo:

―Con una condición: que demuestren su valentía pasando las tres pruebas muy difíciles en el viaje conmigo.

Los perritos le preguntaron al búho que adónde iban, el búho respondió:

―vamos al mundo de las aventuras en donde una princesa calificará su valentía.

Cuando llegaron al lugar de la primera prueba, los perritos se asustaron porque había cazadores, claro, era una prueba de cazadores, eran hologramas, pero los cachorros no sabían y el búho les dijo:

―No teman, son hologramas, no les harán daño ― y ellos se tranquilizaron.

Y el búho les dijo:

―Esta primera prueba se trata de paciencia y reacción ―los perritos comenzaron la prueba, de repente salió un holograma, los perritos se dieron cuenta, tuvieron mucha paciencia, porque sabían que algo podría aparecer de repente.

Ya habían pasado la primera prueba, pero faltaban dos más. Siguieron el viaje hasta llegar a una isla llena de cocodrilos reales. Los perritos le preguntaron al búho si los cocodrilos eran reales y el búho respondió:

― ¡Sí son reales, no hologramas! ―luego que los cachorros escucharon eso, se asustaron mucho, pero comenzaron esa segunda prueba. Había árboles y los cachorros al ver los árboles pensaron: ¡tal vez podamos trepar en los árboles y así los cocodrilos no nos atraparán! Los perritos comenzaron a trepar y trepar por los árboles, pero de pronto saltó un cocodrilo y Rocky, al ver al cocodrilo se aferró a  una rama y con esa rama se balanceó a otro árbol. El búho llegó a donde estaban los perritos y dijo:

― ¡Qué bueno que eres tan hábil, Rocky! ¡Han superado la segunda prueba, bien hecho! Sólo les falta la tercera.

Esta consistía en escoger el lago correcto. Llegaron a un lugar y encontraron una nota que decía: Tienen que escoger el lago correcto por el que nadarán, el primer lago tiene pirañas de agua salada, el segundo lago tiene bacterias y el último, está lleno de barro infectado. Ustedes tienen que elegir el lago seguro. Los perritos pensaron cuál sería el lago correcto, hasta que Flufy dijo:

―Yo sé cuál es, el de pirañas.

―Por qué?  ―preguntó Roco

―Porque las pirañas no pueden estar en agua salada, ¡viven en agua dulce! —respondió Flufy.

Entonces nadaron por ese lago y al llegar al hasta la otra orilla, comenzaron a volar junto al búho. Llegaron al lugar donde una princesa iba a calificar su valentía.

La princesa dijo:

 ―Hicieron muy bien las pruebas, así que les daré el mejor puntaje de todos: 1.000.

Los cachorros se pusieron muy felices, pero de pronto Roco dijo:

―Ya pasamos las tres pruebas, pero ahora, ¿cómo nos ayudarás, búho?

Y el búho dijo:

― ¡Los llevaré a una cueva mágica donde haré un hechizo que será tan fuerte que el malvado nunca los volverá a ver!

Pronto llegaron a la cueva y el búho hizo el hechizo, se lo lanzó al malvado y de pronto salió un tornado alrededor de él y ¡Pof! desapareció el malvado.

Los perritos se pusieron felices, pero Rocky preguntó:

― ¿El león se va a mejorar, búho? ―

―Sí, va a mejorar―. Los cachorros se pusieron muy felices y nunca más volvieron a ver al malvado y vivieron felices juntos, el león, sus amigos, el búho y los cachorros.

close

Suscríbete a nuestro boletín de novedades

y recibe:

Escritos seleccionados, información sobre próximas publicaciones, promociones y ofertas especiales.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

10 comentarios en “EL PERRITO VOLADOR Y SUS DOS HERMANOS”

  1. Sixta Garcia de Cohen.

    Que imaginación, a tan corta edad es una bendición, Dios la guarde y la siga bendiciendo…Felicitaciones sarita cachetes…

  2. Que lindo cuento Sarita!!!Tienes una gran imaginación y excelente forma de transmitir tus ideas. Se que vas a ser una gran escritora. Un fuerte abrazo!. Te quiero mucho!. Tu tía Sandra.

  3. Julia Maldonadoel

    Hermosa historia con la magia propia de su edad, Dios la bendiga y mantenga en ella el interés por la literatura, para que perfeccione ese don y logre ser una famosa escritora.

    1. Alicia del. Carmen López guerrero.

      Que bendición tan grande tienes sarita sigue cultivando tu imaginación y tus sueños felicitaciones.

  4. Sarita, estoy asombrada de tu capacidad para inventar una historia tan linda que parece de película.
    Lei rápido, pues quería saber que iba a pasar. Cuando llegue al búho me olvide del valiente leon pero tu lo trajiste de nuevo para hacernos saber que estaba a salvo! ( que bueno) 🦁
    Pero quizás lo mas asombroso; es que esos perritos 🐶 tan inteligentes supieron pasar la prueba de las pirañas ( pero claro que son de agua dulce, eso fue genial)
    Y podia casi verlos volar con sus orejitas moviéndose con el viento.
    Te felicito, no puedo esperar por tu próxima historia. Estoy segura llegará cargada de magia y fantasía.
    Gracias niña linda, estoy impresionada con tu capacidad y tu linda imaginación.
    Abrazos
    La negra

  5. Patricia Oropeza

    Felicidades Sarita!!!
    Que hermoso cuento 😍

    Espero que sigas escribiendo muchísimo para que nos compartas todas tus historias.

    Un abrazo.
    🌻🌻🌻

  6. Felicidades Sarita me encanto que Dios siga bendiciendo tu vida y sigue adelante siempre 🙏🏻🙏🏻🙏🏻💖🌹🎉🎉🎊🎊😘😘

  7. Sara Elisa, estaré esperando la próxima aventura de los cachorros y sus fieles y valientes amigos, el león y el buho! Me encanta que hayas elegido justo estos animales (el león, un símbolo de la valentía y la majestuosidad; y el búho, que representa sabiduría.) Has demostrado que con valentía, sabiduría y compañerismo (me ha encantado cómo los cachorros se ayudaban mutuamente todo el tiempo) no hay prueba que se resista, por difícil que sea, ni malvado capaz de ganar la partida. Porque no hay fuerza capaz de derrotar la magia del amor, el amor entre hermanos y entre amigos que en conjunto son invencibles.
    Me he quedado con ganas de saber más sobre el mundo secreto y oculto de los animales viviendo en paz y armonía y conocer cómo era la princesa, aunque yo me la imagino como tú!
    Las pruebas del mundo mágico del buho y de la princesa son realmente inteligentes! En la primera los cachorros adquieren la fe en sí mismos sin tener que huir, en la segunda demuestran rapidez y honestidad (podrían haber aprovechado la magia del mayor pero no lo hicieron, lo cual demuestra su y tu alma cándida y justa, sin trampas) y la última me ha encantado, toda una prueba de ingenio e inteligencia! No me extraña que la princesa en su infinita justicia les diera una puntuación así de buena!

    El final es precioso y es muy loable que te acordaras del pobre león también para colocarlo de nuevo a su lado, sano y salvo.

    Te mando un abrazo muy fuerte en la distancia y espero la próxima aventura de tus cachorros!

    Esta noche voy a leerle tu cuento a mi hijo, sé que le encantará, es tan fan como tú de los animales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *