Por qué soy escritor

typewriter, book, notes

¡Bienvenido seas!

Antes que nada, quiero agradecer que hayas tomado unos minutos para visitar mi blog.

Si eres perspicaz, y creo que lo eres, te habrás dado cuenta por mis apellidos, que por mis venas tengo corriendo una mezcla bastante particular, por no decir rara.

Soy Parodi, de la dinastía de los Parodi como diría un buen amigo, un apellido originario de Italia; aunque en honor a la verdad, soy Parodi por accidente, ese vendría a ser realmente el segundo apellido de mi padre; el primero debió ser Solano pero por cuestiones que ahora no voy a explicar (eso lo diré en una novela), le chutaron el Parodi en la pila bautismal. El apellido Solano, es originario de España.

Mi segundo apellido, ese sí bien puesto, es Quiroga, también proveniente de España, de la región de Galicia y de Sevilla, dicen.

Así que entre pecho y espalda, me cargo unos apelliditos que le han heredado al mundo una importante estela de escritores, artistas y otra serie de extrañas criaturas.

Claro, no soy escritor por los apellidos que llevo, no; entre la pléyade de Parodi con recorrido en las letras y otros artilugios,  y yo, hay un universo de distancia. Lo mismo sucede entre el gran Horacio Quiroga y este servidor. Así que mis apellidos en realidad nada tienen con mi vocación por la literatura y las letras.

Nací en Bogotá, la capital de mi país; a no más de cinco años nos fuimos a vivir a Fonseca en el sur de La Guajira el departamento ubicado en la región más septentrional sobre el año 1969, lo más cercano a un cambio del cielo a la tierra para todos: del frio de la capital, directo al  calor insufrible de una tierra inhóspita y semidesértica; de las comodidades de la gran ciudad, a la precariedad de un pequeño pueblo que ni siquiera contaba con luz eléctrica. Allí viví hasta mi juventud cuando me trasladé nuevamente hasta la capital para iniciar mi carrera de abogado, la cual culminé en la ciudad de Barranquilla hace casi treinta años ya.

Mi infancia en la Guajira fue particular, no Feliz (como acostumbran a decir casi todos). Era un forastero allá, aunque yo me sentía más guajiro que nadie; al fin y al cabo, el bendito pueblo ese fue fundado por los antepasados de mi familia. Sin embrago, mi procedencia, el cuidado con que mamá nos vestía cada tarde, la forma particular de mi manera de hablar, me valió el remoquete de “cachaquito” (etiqueta con la que se hace referencia despectiva a los nacidos en el interior del país).

Cuando estudié en Bogotá, mi procedencia, el color de mi piel, el descuido que tenía al vestir y la forma particular de mi manera de hablar, me valió el aposo de “costeño” (la etiqueta con la que se hace referencia despectiva a los oriundos de la costa caribe). Tampoco fui feliz en Bogotá.

Decidí irme a vivir a Barranquilla, y allá sí que  se enredó el asunto, porque nadie sabía si yo era cachaco o costeño. Pero en Barranquilla me quedé y concluí que yo era un ciudadano del mundo, como la famosa canción de Alberto Cortez: ni soy de aquí… Ni soy de allá y ese pensamiento me hizo muy feliz: ¡soy ciudadano del mundo!

Creo que la multiculturalidad a la que estuve expuesto en los años de formación, ha sido fundamental en la concepción de la vida, en el enriquecimiento de las experiencias personales  y por supuesto, eso es evidente, no solo en mi personalidad (una especie de colcha de retazos) sino en las cosas  que escribo.

Las historias fantásticas y surreales de la Guajira (esas que le llaman realismo mágico) que nuestras vecinas, tres viejitas bonitas y solteronas,  nos contaban cada noche, el formalismo universal y casi cuadriculado de la cultura capitalina y el desparpajo y la alegría de la cultura barranquillera, claro que ejercen una poderosa e innegable influencia en mi pensamiento y me han suministrado insondables insumos a la hora de escribir prosa, poesía o de componer una canción.

Pero, mis experiencias de vida, tampoco son las responsables de que sea (o pretenda ser) escritor, aunque me quedaría de lujo decir que por mis venas corren ríos de literatura heredada de mis antepasados; suena bien, pero no es así.

La gran verdad es que mi amor por las letras, por la narrativa, por la poesía se la debo al libro que ha marcado mi vida desde muy joven: la Biblia (y no te afanes que no voy a hablar de religión) un libro fascinante que contiene a su vez más de sesenta libros diferentes, escrito en un lapso de más de mil  años, por cuarenta autores de diferentes épocas, nacionalidades y condición social. Cuenta historias fantásticas, narra gestas legendarias y batallas increíbles, contiene las más bellas poesías de amor de este y el otro mundo;  su mensaje conmueve, liberta o condena y genera controversia; en su nombre se han cometido desafueros e injusticias y sea que se acepte o no, ha trascendido el tiempo e independientemente de cómo la quieras ver, nadie cuestiona que es un verdadero tratado de literatura hebrea, griega y latina. Entre muchas cosas, con la Biblia aprendí que con las letras se trasciende.

Bueno, también me gusta contar historias, tengo una imaginación increíble, vivo enamorado de mi mujer, de mis cinco hijos y mis tres nietos, agradezco cada minuto de vida y lo disfruto observando el detalle de perfección en la naturaleza, en la luz del sol, en las nubes que viajan por el cielo y la brisa que acaricia mi cara; me enerva la injusticia, y las caricias de mis hijas me ponen a sus pies; la música me transporta a otro mundo y siento que puedo morir tranquilo después de cada beso de mi mujer (claro mejor no me muero para seguir besándola), he leído casi todos los clásicos del siglo de oro y me han pasado un montón de cosas tan increíbles, que al final la pregunta correcta no es ¿por qué soy escritor? Sino ¿Cómo no ser escritor?

close

Subscribe to our newsletter

and receive

Selected writings, updates about upcoming book releases, promotions and special offers


We do not send spam! Read our privacy policy for more information.

36 comentarios en “Por qué soy escritor”

  1. Jewell Andres Brito Rueda

    Excelente Jorge, recuerda q orgullosamente Colombiano independientemente d dond se nace, y mientras estemos en Colombia estamos en nuestra tierra.

  2. Lilian Balletta

    Es admirable el poder tomar todas las experiencias vividas en cualquier espacio fisico y poder plasmarlas escritas, ya sea en verso, poesias, cancion o simplemente libro. Eso definitivamente demuestra que es una cualidad innata q llevas en ti, que logras entrelasar entre lo sentido, vivido y soñado. Exito que tienes mucha madera.

  3. Excelente escrito como dice papu no importa dé dónde provienen tus apellidos tú eres colombiano y eso es suficiente. Saludos… REBOLO …un fuerte abrazo

  4. Minerva Yedenira Cid Zamora

    Señor escritor, me gusta leerle porque tiene un estilo muy ligero, el lenguaje que utiliza no es rimbombante y eso denota la no exaltación de su alter ego.
    Muchas cosas nos develó de su vida y personalidad con este breve autorretrato.
    Espero seguir leyéndole.
    ¡Felicitaciones!

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Gracias Sixta. Aunque me faltó escribir el imprescindible apoyo que has sido y el impulso que le has dado a mi carrera como escritor

  5. Joel Peñuela Quintero

    Escritor, Jorge: El lugar donde se nace no hace grande, en sí mismo, a nadie, pero los grandes hombres engrandecen su terruño, siempre. Éxitos.

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Gracias por tu comentario, Augusto. Así es, el insumo más importante de todo escritor, son las experiencias vividas

  6. Cenaida López

    Claro que Si hermoso y grandes bellezas para disfrutar en cada escrito.Lo felicitamos y compartimos de sus grandes triunfos.Abrazo de Corazón Se les AMA

  7. Señor Jorge, que manera tan detallada y precisa al escribir, que genera buenas expectativas de sus escritos. Ánimo, siga escribiendo.

  8. Diovanes hernandez campo

    Testigo fui de esas vivencias en Bogotá. Mi gran amigo Jorge parodi. Su vocación es hermosa. Diovaneshernandez campo

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Estimado Diovanis, así es, tuvimos el gusto de compartir experiencias en el claustro universitario de la fría capital, pero la calidez de su amistad es tiempo presente, hermano. Gracias

  9. Tatiana hernandez

    Excelente tus escritos…..uno debe defender y exaltar sus raíces.. Aunque haya recorrido medio. Mundo… Sentirse orgulloso de lo que es y de lo que representa…. Has demostrado que en cualquier campo.. Tu éxito.. Habla por si solo.. Y veo que tu niñas también van a desarrollar ese talento….

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Tatiana, gracias por tu comentario. De acuerdo, nuestras raíces, son parte fundamental de nuestra identidad, esa es la base de nuestra riqueza cultural.

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Muchas gracias Rossette. Todos los martes, publicaremos un relato nuevo en el blog, que espero sea de tu agrado. Ya disponible nuestro libro Los Parodi, con seis cuentos de mi autoría y muchos más de otros autores de excelente nivel. Próximamente verá la luz mi nuevo libro El Callejón

  10. Natalia Suárez Cohen

    Con tantas experiencias vividas, buena pregunta la de ¿por qué no ser escritor?, sin embargo, no todos tienen la fortuna de poder plasmar en letras el cúmulo de pensamientos y sentimientos que llevan por dentro. Pero claro, ¿cómo no tenerla si el impulso viene de nuestro bondadoso creador que con su gracia nos ayuda a alcanzar nuestros sueños? Bendiciones y muchos éxitos en este camino.

  11. Excelente introducción, estoy expectante por lo q viene. Se vislumbra despertar de emociones de todo tipo. Felicidades Jorge!

    1. Jorge Parodi Quiroga

      Eso espero, Ingrid, provocar un cúmulo de emociones que nos alejen, por momentos, de las anfugias de la cotidianidad, mientras el alma se refresca con los momentos que nos recuerdan que todo en la vida pasa y que por difícil que sea, al sobrevivir, quedan enseñanzas, se vislumbra el camino y se fortalece el carácter. Gracias por comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *